Zombie Bar

Si quieres comer una hamburguesa de las que causan adicción ve al Zombie Bar. Si encima estás enganchado a la nostalgia ochentera, su rollo te encantará. A la entrada te saluda un Ronald McDonald con los morros untados ¿de ketchup? y al fondo tienen una máquina recreativa que te recuerda todas las pagas que dilapidaste  jugando al Pang. Una pena que estuviera apagada.

Siguiendo con la declaración de intenciones la carta está entre las páginas de un cómic. Ofrecen hamburguesas de carne de buey. Hay una de 250 gramos que provoca sudores y opciones para vegetarianos-veganos porque todas las hamburguesas pueden servirse con “carne” vegana. Nosotras pedimos una hamburguesa clásica de 150 gramos con queso, tomate, cebolla y lechuga que venía acompañada de una combinación de patatas y zanahorias fritas. Además, un sándwich de salmón ahumado con guacamole también con patatas y zanahorias. De postre apostamos por un tiramisú para compartir, que se presenta en un frasco con todos los ingredientes mezclados. La crema de mascarpone era muy ligera aunque echamos de menos un poco más de sabor a café; a pesar de eso, os recomendamos que hagáis hueco para cerrar la cena con algo dulce. El servicio es lento pero majo, así que mejor ir sin prisas.

hamburguesa-zombie-bar-comideando

Hamburguesa

hamburguesa-patatas-zombie-bar-comideando

sándwich de salmon en zombie bar-comideando

Sándwich de salmón

Tiramisú en zombie-bar-comideando

¿Y de precio? Es más caro que otros, similar al Home Burger pero con mejor calidad. Te dan la cuenta en una caja de VHS, pagas lo mismo pero es un detalle que nos gustó. La nuestra era de Los Cazafantasmas. Muy apropiado.

Lo mejor: la hamburguesa y el rollo del local. Tienen menú del día con makis y platos asian style que tenemos que probar.

Lo peor: son algo leeentos pero simpáticos.

[separator type=”thin”]

Zombie Bar

C/ Del Pez, 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *