Treze Bar

No somos supersticiosas, huimos de los gatos sean blancos o negros y pasamos por debajo de cualquier escalera si es el camino más corto a nuestro destino. No nos casaríamos en martes y 13, porque no nos casaríamos nunca, pero el 13 nos gusta y si va acompañado del viernes, mejor. Seguro que la Boda Roja fue un viernes 13.

Los viernes de julio son días malditos. Tus compañeros se van de vacaciones, es el día preferido para que los que ya se han ido te envíen fotos desde playas paradisíacas o para que tus padres te recuerden lo bien que se duerme en el pueblito bueno con el fresco, tanto que tienen que arroparse con la sábana. Tú, mientras, cargas con el portátil para trabajar el fin de semana, dormitas de 2 a 6 con la ventana en 180º y revisas Google Calendar cuatro veces por hora para comprobar que, efectivamente, te siguen quedando diez largos días para estar en la playa.

Pero los viernes y la jornada intensiva tienen una ventaja: llegar al menú del día de muchos restaurantes, imposible en cualquier otro momento del año. Así que, ni cortas ni perezosas, nos plantamos en Treze.

pulpo con patata en Treze bar

El menú del día de Treze Bar empieza con tres tapas, una sopa de guisantes con cecina, croqueta de cabrales y samosa y una coca de verduras y albahaca. Interesante la propuesta que permite llegar al segundo con hambre suficiente, aunque el que no haya ninguna otra opción es una limitación para los que tienen un paladar más conservador. De segundo, optamos por unos tibeques de ternera, estilo hamburguesa, con salsa Dijon y ñoquis.

tapas del menú del día de Treze en Madrid

Tapas del menú del día

bitoques de ternera con salsa dijon en Treze Madrid

Fuera de menú probamos el ceviche de corvina, con un sabor intenso a lima y el pulpo, que venía en su bandeja cubierta como ya hemos visto en Bacira o Villa Paremesa. Bien el punto de cocción y la patata que lo acompaña.

Ceviche de pulpo y corvina de Treze en Madrid

En los postres apostamos por el helado de capuccino en el menú y el tatin de melocotón en la carta. El helado, no sabemos si es de la casa, estaba muy bueno y el tatin muy conseguido también, a pesar de que la presentación en frasco no nos convence; si es para compartir resulta un poco incómodo. Volveremos para probar la carta del restaurante en temporada de caza y setas.

tatin de melocotón de Treze en Madrid

Lo mejor: hacen reservas para el menú del día, la relación calidad-precio y el servicio.

Lo peor: que no se pueda escoger el primer plato, el pan puede mejorar y la zona de bar es pequeña, por lo que conviene reservar.


Treze bar y restaurante Madrid

C/General Pardiñas, 36

Reservas:  +34 915 41 07 17