Ruta del café en Bélgica

Cuando nos vamos de vacaciones, el trabajo, las preocupaciones y el Sr. Moses se quedan en Madrid, pero las adicciones las metemos en la maleta. Nunca nos falta un mapa de cafeterías, da igual si vamos a Ibiza, a Moscú o a un pueblo de montaña. Si la ruta no existe, nos la inventamos. Eso es justo lo que hicimos en nuestro último viaje europeo.

Un paseo por las mejores cafeterías de Bélgica

Los españoles y los belgas nos parecemos en nuestra escasa afición al café y en que tenemos vecinos de los que podríamos aprender mucho: Portugal y Holanda. Bélgica es el país de la cerveza, el chocolate, los gofres y Jean Claude Van Damme pero siempre encontramos aldeas galas en las que atrincherarnos y luchar por un buen café.

Bruselas

My Little Cup

Empezamos el viernes en Bruselas, después de un vuelo a hora intempestiva y en una de esas aerolíneas con lotería propia en las que aterrizar es sinónimo de haberla ganado. Nos vamos directamente a My Little Cup, un rinconcito cafetero a medio camino entre el Palacio Real, el barrio de los museos y las innumerables calles con edificios de oficinas que predominan en la capital de Europa. Probamos nuestros primeros latte, espresso y capuccino y nos dejamos aconsejar con los dulces.

latte en my little cup en Bruselas

                                                                                                                                                              Latte art en My Little Cup


My Little Cup Bruselas

Cafetera italiana Marzocco, leche fresca, granos de café tostado en París y ambiente relajado. Los financiers con mermelada de frutos rojos y los cannelé de Burdeos nos conquistan. Los croissants también merecen un aplauso. El barista bromea con los clientes habituales, prepara masa para un bizcocho y canta con la música de fondo. Nosotras ya hemos cargado las pilas para la visita al Museo Magritte.

Aksum Coffee House

Cuenta la leyenda urbana que J.K. Rowling pasaba las tardes de inviernos en la cafetería The Elephant House de Edimburgo mientras escribía la saga de Harry Potter. No sabemos qué porcentaje de verdad tiene esta historia; tampoco la que afirma que iba allí porque no le llegaban las libras ni para pagar la calefacción. Lo que sí tenemos claro es que Aksum sería el lugar que podría haber elegido Isak Dinesen, la autora de Memorias de África, para inspirarse recordando los sabores de su sabana querida.

Cafetería Aksum en Bruselas

Aksum es lo mejor de Etiopía en medio de las bombonerías de lujo y las pastelerías con precios desorbitados de la zona. Un viaje intenso a este mítico reino africano. Probad sí o sí el espresso de Etiopía o uno de sus tés de hierbas o cafés especiales como el touba senegalés con pimienta. El latte aquí es un tanque con poco café de gusto muy suave. El chocolate negro o con leche triunfa en invierno (casi todo el año para un mediterráneo) y las especialidades frías como el ice latte en verano (cualquier día con sol para un europeo norteño). La terraza se llena y tienen opciones para picar y desayunar.

Brujas

Flandes nos recibe con un tiempo de perros, una ciudad encantada que se despierta entre neblina y edificios que nos recuerdan que aquí se cortaba el bacalao del comercio hace unos siglos. Nos alejamos apenas 3 minutos de la Plaza del Burg y las calles de adoquines se vacían. Parece que los sofás y la cristalera de Vero Caffè nos están esperando.

Cafetería Vero Caffé en Bruselas

El sol produce un efecto invernadero que nos ayuda a olvidarnos del par extra de calcetines que acabamos de comprar en un todo a euro. Latte y espresso con su correspondiente vasito de agua en un local con encanto que atienden con simpatía madre e hija. La sección de dulces caseros cambia constantemente. Nosotras probamos la tarta de pera con galleta speculoos.

Espresso en Vero Caffé en Brujas

Gante

Nuestra visita termina en Gante con el objetivo de conocer el Or Espresso Bar, un rincón que nace del sueño de traer a Flandes la mejor selección de café de todo el mundo. Ya han publicado un libro sobre el proyecto, tuestan sus propios granos, viajan siempre que pueden y han ampliado sus redes hasta la capital belga. Nos refugiamos del frío en una de sus mesas y hacemos lo posible por no endulzar demasiado el espresso, pecado capital para cualquier amante del café.

espresso en OR Coffee roasters en Gante

or-coffee-roasters-gent

Con el espresso afrutado del día y los dulces caseros dejamos atrás la caminata bajo la lluvia. Planeamos nuestra visita al padre de todos los retablos mientras charlamos con Jessica Ávalos, mejor barista de Bélgica del año, que nos arranca una sonrisa con su amabilidad, su acento y ese odio compartido que tenemos por este clima tan gris. Si os va el aeropress, también podéis tomaros uno preparado por la barista residente, Charlene, campeona del mundo de esta modalidad en 2012. Está claro que en Gante mandan las chicas y, si lo hacen tan bien, que dure.


My Little Cup

Rue de la Croix de Fer, 53 – Bruselas

Aksum Coffee House

Rue des Eperonniers, 60 – Bruselas

Vero Caffè

Sint-Jansplein, 9 – Brujas

OR Espresso Bar

Walpoorstraat, 26 – Gante