Ruda Café

La lista de todo lo que tenemos que agradecerle a Toma Café es interminable. Además de empezar a darle vida a la entonces inexistente cultura cafetera madrileña, entre molinos y filtros han formado a toda una generación de baristas valientes y apasionados. Una de ellas es Ana, cuyo trabajo de verano en la calle La Palma fue el germen, años después, de Ruda, la primera cafetería de especialidad en La Latina, una de las zonas con más escasez de cafeína de Madrid.

Cafe arequipe de Ruda Cafe

Ruda es un despacho de café de barrio con personalidad y no apto para posers, uno de esos lugares donde uno podría quedar a vivir (tienen Wi-Fi) o, como mínimo, escribir varios capítulos de una novela. Tazas de porcelana de la abuela de Ana, las creaciones de su hermana, una repostera consumada, y vasos de Duralex modelo Cigüeña. Todo invita a que te sientes y te olvides del mundo.

Café en Ruda Café en La Latina

 Latte arequipe con tarta de almendras

El día empieza con un desayuno Ruda ligero de café y tostadas o el más contundente Rudo, al que se añade un delicioso yogur con granola. Con cada sorbo el tiempo se estira y el paladar se va de viaje a otras latitudes, a mucha más altura, donde el café se abriga con matices y sabores. En los dos molinos de Ruda duermen granos de los mejores orígenes cafeteros (Etiopía, Tanzania, Colombia, Brasil…) y de los tostadores nacionales más respetados como Puchero, Toma Café o Right Side.

yogur y granola de Ruda Cafe

Yogur natural con granola

Ruda: Café y dulces caseros en La Latina

Como en cualquier templo del café, puedes tomarte un espresso preparado con La Marzocco, el Ferrari de las cafeteras, o disfrutar de un latte con leche fresca. La cafeína más acuosa pide paso con el filtro de su Aeropress, V60 o el cold brew de Fred, que bien podrían recetarse en las farmacias como remedio para la resaca, el mal de amores o el dolor de un lunes de huelga de metro. También sirven descafeinado para los corazones más inquietos o leche sin lactosa y de soja. La merienda aquí es puro vicio.

Tarta Pink Lady en Ruda Café

Pink lady

No puedes irte sin probar la tarta de barquillo y Nutella, la Pink Lady, los pasteles sin gluten o la castiza y original tarta de violetas. Los tés, las limonadas y las recetas de café para golosos (latte Arequipe con dulce de leche o el bombón de toda la vida) se suman a una carta que cambia y se adapta al ritmo de sus clientes. Ahora que llega el verano, se agradecen el affogato, espresso con helado de vainilla, o los shakeratos.

Ruda se ha convertido en poco tiempo en un refugio, nos gusta porque es un proyecto personal, pequeño, mimado como solo puede serlo un hijo único, pero también disfrutamos con su espíritu de A/B testing permanente. Esas ganas de probar hasta encontrar el mejor blend para servir el café con leche, la oferta de bebidas frías, el mejor pan para el desayuno…

Si pasas por allí, no lo dudes, entra y, si no hay sitio, pídelo para llevar con una de sus galletas de té y disfruta, que la vida son dos cafés y si son de Ruda mucho mejor.

 


Ruda – Café de altura

c/ Ruda, 11

Abierto a diario de 8 a 20. Findes de 9 a 20.