Quesería Cultivo

Teníamos claro qué hacer si nos tocaba la lotería en Navidad: abrir una vinoteca en Conde Duque, a continuación de Panic y de La Quesería CD, ahora Cultivo. La suerte no nos ha acompañado pero esperamos que nadie nos robe la idea. Mientras buscamos otra fuente de financiación menos aleatoria, nos pasamos por este templo de los queseros, que ya hacía falta en Madrid.

quesería conde duque

Su filosofía consiste en vender quesos con rostro. Esto no significa que al cortar esos inmensos parmesanos aparezcan las caras de Bélmez para contarnos con qué marida bien el queso.  Se trata, en cualquier caso, de una reivindicación sincera de los productores y maestros queseros, los que saben de esto más que Ratatouille y Geronimo Stilton juntos.

Lo mejor de la Quesería Cultivo, además de poder probar el producto antes de comprarlo, es dejarse aconsejar. Entre la clientela hay de todo: jóvenes modernitos con barba que viven por el barrio, señoras que quedan para comprar con el monedero en la axila, curiosos atraídos por el olor a fermento y animal de monte, espías del lobby de los intolerantes a la lactosa y gente que viene de lejos para comprobar si los blogueros tienen razón.

quesería conde duque

Selección de quesos: cabrales, urdiña, cremoso, parmesano…

quesería conde duque

La Quesería ha conseguido reunir una selección de quesos nacionales imprescindibles (Idiazabal, Manchego, Cabrales, Tronchón) y también apuestan por referencias locales menos conocidas y siempre de elaboración artesanal. ¡No os vayáis sin probar el Luna Nueva, abulense de cabra malagueña! La selección es como la lista de los 40 principales: cambia cada cierto tiempo pero los mejores se quedan siempre. Tampoco faltan las referencias internacionales (Cheddar, Comté, Gouda…) y un rinconcito de productos frescos: leche, yogures y la mantequilla de vaca de Granja Cantagrullas.

luna nueva elvira garcía

Queso de cabra Luna Nueva de Elvira García (El Barraco, Ávila)

mantequilla de vaca

Mantequilla artesanal de Granja Cantagrullas (Valladolid)

Si tu paladar no ha pasado del García Baquero semicurado, te recomendamos que te apuntes a sus talleres y catas de queso. Hay todo un mundo por descubrir lleno de agujeritos y afinadores, algo así como los enólogos del queso o los revisores de un escritor. Allí mismo, en la trastienda, se ha instalado también el repostero Chris Tonge (Home Cake) en un refugio pastelero antigluten. La cuesta de enero va a ser dura, así que es el momento perfecto para comprar una de sus tarjetas regalo a ese amigo que tanto os da la brasa para pedir siempre pizza cuatro quesos.