Prep La Crepe

Hace años, cuando comer era una cuestión de supervivencia y la pasta y el arroz monopolizaban el menú semanal, uno de los lujos más saludables que podíamos permitirnos era ir a La Creperie de la Plaza de Derecho en Granada y pedir un “completo con tomate”. Para una de nosotras era un ritual que se repetía después de las clases de violoncello. A veces, cuando había suerte, Laurent (el dueño) ofrecía un trueque por tocar la banda sonora de Amélie en el pequeño local. La Creperie siempre formará parte de otro recuerdo imborrable. Cuando corrimos de noche por las calles desiertas en el descanso de ese partido que lo cambió todo, el España-Italia de la Eurocopa 2008; con la radio en una oreja y la crêpe de Nutella rebosante en la otra. Cuántas veces hemos hablado después de nuestra amiga francesa, con sus rizos y su mal español, que hacía las mejores crêpes que habíamos probado nunca.

Prep La Crepe, una crepería tradicional en la calle Génova

Con este recuerdo latente en la cabeza, aprovechamos un jueves para conocer Prep La Crepe, un nuevo local en la calle Génova con un concepto sencillo: hacer crêpes de verdad, como las preparan en la Bretaña francesa. Igual que el famoso lema de Telepizza, aquí el secreto también está en la masa, que elaboran allí a diario. Si, además, puedes acompañarlas con cerveza Estrella Galicia o sidras Maeloc, la oferta es “win-win”.

Prep’ La Crêpe en Madrid

Como el orden no altera el producto, o eso decían en EGB, pedimos primero una dulce, de chocolate blanco con fresas. El chocolate es belga y en perlas, nada de cremas untables de supermercado. Sin empalagos, suave, buenísima. Como es mejor verlo que contarlo aquí os dejamos el Vine de la preparación… ¡Ojalá se pudiera oler!

crepe de chocolate blanco en Prep La Crepe en Madrid

La carta de galettes de Prep La Crepe (los salados) de trigo sarraceno es tan extensa que nos costó un rato decidir. Cuando ya casi habíamos acordado pedir la de espinacas apareció el ratatouille y no pudimos resistirnos a la más francesa de las crêpes. Masa fina muy ligera, esta versión francesa del pisto y queso cheddar que se funde con el corte. Alucinamos todavía más que con la dulce y recordamos otra ilustre crepería junto al Centro Pompidou de París. Ese es el nivel. Y es que después de años viviendo en Madrid no teníamos un lugar de cabecera donde recomendar crêpes y nos ha sorprendido encontrarlo a estas alturas. De momento, han conseguido despertar un recuerdo de unos años en los que todo iba tan deprisa que no apreciábamos que disfrutar con la comida puede ser igual de placentero que ver a Cesc Fábregas marcando un penalti en una Eurocopa.

crepe de ratatouille en Prep La Crep en Madrid

 

Lo mejor: variedad y calidad con opción de menú del día por menos de 10 euros. Tienen desayunos con pain au chocolat y croissants. ¡También para intolerantes a la lactosa! Música de fondo agradable y personal simpático y eficiente.

Lo peor: pocas mesas, parece que habrá que optar por el “take away” si se pone de moda, no es barato.


Prep’ La Crêpe

Calle Génova, 25