Pita Varufakis

Receta de la típica pita griega como homenaje al recién nombrado ministro griefo de economía, Varufakis.

Yanis Varufakis no es el nombre de un personaje de Juego de Tronos, ni el doble de escenas de acción de Leonard Nimoy ni un primo lejano de Paco Jémez. Entonces, ¿quién es ese hombre con el que probablemente sueñe Angela Merkel? ¿Qué come para que le queden tan apretadas las camisas? ¿A qué dedica el tiempo libre? De momento, ningún periodista le ha preguntado al Ministro de Finanzas griego por su dieta, aunque ya sabemos que las bratwurst, la tortilla de patatas y la pizza se le van a atragantar durante un tiempo a él y a muchos de sus compatriotas.

gyro pita griego con salsa de yogur y pepino en Comideando

Pita de pollo y feta

Grecia está de moda y no por sus playas, su historia o su rica gastronomía. Hoy queremos hacerle un homenaje con un sándwich a este rincón mediterráneo y ayudar a “Varufucker” a comerse a la Merkel con pitas. A Yanis le dejamos que se limpie luego la boca con su clásica bufanda de Burberrys. Aunque antes tiene que encontrar pan de pita para la cena. Le recomendamos no partirlo entero porque el desparrame de salsa será más que probable.

salsa tzatziki para sándwich griego en pan de pita en comideando

Tzatziki para alegrar las penas

Y es que el secreto de este sencillo plato es la salsa tzatziki, que preparamos en casa con yogur y pepino. Yanis tendrá que recurrir a la fruta y verdura de algún supermercado de Bruselas, es decir, producto de invernadero probablemente español. Para el relleno, tiras de pollo a la plancha, queso feta, tomate de la huerta y algo verde, a ser posible brotes, que es lo que le exigen Mariano y los demás matones de la clase. La pita se puede (y se debe) tostar un poco antes de prepararla.

gyro pita griego con tzatziki en Comideando

Esta pita griega es fresca y se prepara en menos que se perdona una deuda. Sabe a temazo de Eurovisión, donde Grecia suele estar entre las favoritas año tras año. Recordamos con nostalgia la puesta en escena y esa coreografía que parecía preparada en el recreo del cole de S.A.G.A.P.O. en 2002. Pero nos quedamos con Helena Paparizou, ganadora de 2005 con My number one, y clara muestra de que, para triunfar en la geopolítica musical europea, hay que cantar en inglés. Este año esperamos con ganas otro apasionante duelo de pitas y patatas. Que los doce puntos, twelve points, douze points se vayan para el mejor.

“You’re delicious
So capricious
If I find out you don’t want me I’ll be vicious”