Los Porfiados

detalle de servilleta del restaurante Los Porfiados en Madrid

Porfiar es una palabra que solo he escuchado a mi madre y casi siempre para recordarme que mi obstinación es genética. Desde ahora, ese término tendrá un nuevo significado para mí. Muy cerca de casa, a medio camino entre Antón Martín y Lavapiés, cuatro amigos argentinos han abierto “Los Porfiados”, un restaurante que promete ser uno de nuestros habituales en 2014.

Los Porfiados: un rincón argentino en Lavapiés

El domingo fue un día lluvioso y gris, para quedarse en casa debajo de una manta, pero nos atrevimos a hacer una excursión de casi seis calles. Llegamos antes de las dos y ya solo había una mesa disponible. Todo lo demás, reservado. A pesar de eso, tardaron muy poco en atendernos. El local, recientemente renovado, es amplio y moderno sin que resulte necesario que cada silla sea distinta de las demás. La carta es corta pero no se necesita más, aunque quizá se echa en falta algún plato de pescado.

Dicen que la cebolla hace llorar, y podemos confirmar que con esta sopa de cebolla se nos saltaron las lágrimas pero de alegría; por el frío acumulado que nos quitó de una cucharada y por su sabor dulce e intenso. Cuando llegamos a casa nos pusimos a buscar la receta para intentar reproducirla cuando queramos. Si sois tan ansiosos como nosotras, os recomendamos esta de Recetas de rechupete que, además, explica muy bien el origen del plato. También probamos la tosta de pan de centeno con salmón y mermelada de naranja y la milanesa con patatas. Esta última venía coronada con una capa de salsa de tomate estilo napolitano y mozzarella fundida. Nos sorprendió el café, bastante correcto. Cometimos el error de irnos de un restaurante regentado por argentinos sin probar la tarta de dulce de leche pero no se repetirá.

sopa de cebolla de Los porfiados-Madrid

La sopa de cebolla

Tosta de salmón-Los Porfiados

Tosta de Salmón con pan de centeno

Local-Los Porfiados-Madrid

La Barra de Los Porfiados

caja de madera con botellas de refresco vintage-decoración de Los Porfiados-Madrid

El detalle vintage

Lo cierto es que nos da pena escribir esta reseña porque es uno de esos sitios que, como diría Elvira Lindo, nos ha gustado tanto que no queremos compartir con nadie.

Lo mejor: todo lo que probamos estaba bueno, el local tiene encanto y, de momento, los precios son razonables.

Lo peor: hacía un poco de frío dentro y parece que pronto va a ser imposible tener mesa sin reserva. No aceptan tarjetas de crédito.

pd: Esta recomendación del Blog Hunger for style  vale un spritz para su autora.

[separator type=”thin”]

Los Porfiados

C/Buenavista, 18

 

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *