La Vieja Castilla

Madrid no es ciudad de gatos (madrileños con padres y abuelos nacidos en la capital). La mayoría de sus habitantes somos emigrantes de otras provincias o hijos de castellanos, andaluces o catalanes. Ya sea porque tenemos pueblito bueno propio o porque conocemos el de la familia por las visitas navideñas y veraniegas, somos propensos a echar de menos los productos de siempre que ahora se empeñan en etiquetar como gourmet. No existe extremeño que pueda afirmar que no se ha levantado alguna mañana con ganas locas de unas migas con café, andaluz que no extrañe el salmorejo con un buen mollete de Antequera y canario que no suspire por un buen plato de “loquesea” con gofio o papas arrugás.

judión de la granja

Judión de La Granja

judión de la granja

Alubia pinta alavesa

Para estos casos de melancolía culinaria, Madrid nos sorprende con remedios para todos los gustos. A los burgaleses de pura cepa les sonará La Vieja Castilla, una tienda que conoceréis si habéis visitado la Catedral de Burgos. Este negocio familiar se trasladó hace varios años a Madrid. Abrieron primero en Chueca y después en Chamberí. Allí nos recibe Alejandro, que regenta este colmado que huye de los tópicos y está lleno de productos de calidad: legumbres, conservas, dulces, queso y embutido, vinos… La variedad y los precios han conseguido que la clientela vaya desde el sibarita que busca un tinto con más de 90 puntos Parker para una cena especial a las amas de casa que quieren huevos de corral y patatas del terreno para deslumbrar a sus hijos con una tortilla espectacular.

Pedimos a Alejandro que nos recomiende algunos productos estrella con los que es imposible fallar. Pimientos del piquillo, ventresca de atún claro en aceite de oliva y anchoas del Cantábrico. Para beber, Circe, un vino de Rueda Verdejo fresco y delicado y Madremía, un tinto con D.O. Toro equibrado y con un toque sorprendente.

pimientos, ventresca, anchoas

Selección de productos de La Vieja Castilla

vinos vieja castilla

Rueda Verdejo Circe y Madremía D.O. Toro

Los sábados por la mañana abren un vino, cada fin de semana prueban uno distinto. Si pasáis por cualquiera de las tiendas, podéis catarlo por cortesía de la casa mientras curioseáis en busca de vuestro próximo descubrimiento. Además, en Facebook os informarán puntualmente del resto de actividades que organizan. De momento, si pertenecéis a la inmensa mayoría que se queda sin cesta de Navidad, podéis probar suerte e intentar conseguir la que sortean. Nosotras participaremos y volveremos pronto para reponer ese chocolate blanco que tan poco ha durado en la despensa.


La Vieja Castilla

Donoso Cortés, 1 (Quevedo – Chamberí)

Gravina, 3 (Chueca)