Frankfurt Hot Dog

Como muchos de los “aquí te pillo aquí te mato” culinarios, el perrito caliente lo inventó un estadounidense que se forró con un carrito de comidas y un gran espíritu emprendedor. La otra leyenda, más higiénica y menos extendida, explica que un vendedor de salchichas calientes de San Louis regalaba a sus clientes guantes de algodón para evitar que se mancharan las manos. Como el invento no salía nada rentable, ya que a estos se les olvidaba devolver siempre los guantes, decidió ponerles dos trozos de pan. El hot dog se parece tanto a un dachshund o perro salchicha que no tardó en adoptar este nombre.

hot-dog-frankfurt -comideandoEl perrito disociado

Es viernes y no hemos parado en toda la semana. Preparamos este plato disociado que mezcla la inmediatez de las comidas yanquis con la sencillez de una salchicha cocida alemana. Rico, eficiente, rápido… Y eso que estudiar alemán no es un reto sencillo, pero nos hemos aventurado en él como campeonas. Declinaciones, verbos irregulares, partículas que van y vienen en la frase, géneros… Podríamos decir que es todo lo contrario a este Frankfurt hot dog.

Hot-dog-Frankfurt-comideandoCentímetros de Frankfurt

A nosotras nos gusta ir más allá de típica salchicha frankfurt y la mostaza de marca blanca. En este caso, elegimos una vienesa, cebolla frita, pepinillos y ketchup. Para variar, podéis cambiar la salsa, los encurtidos o combinar con el queso que más os enamore. Recurrimos a la música de Yuck, grupo de nombre vomitivo que conquista con sus letras de rima fácil (como The wall) y un directo muy currado que ayer nos perdimos en Barcelona. Menos mal que habrá tiempo de verlos en Benidorm este verano con el estómago lleno de perritos calientes.

And I know that I’m in space
And I know that it’s not real
It’s just the way that I feel
It’s just the way that I feel

Happy Friday!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *