Casa Elena

La casa de campo rehabilitada que ocupa Casa Elena en Cabañas de la Sagra, a medio camino entre Madrid y Toledo, nos trae buenos recuerdos. El espacio interior es austero y acogedor, techos altos, esas paredes tan blancas de los pueblos y el olor de las flores del patio. Parece el inicio de esas vacaciones con nuestros abuelos, cuando el tiempo se medía en horas de bicicleta y piscina.

Restaurante Casa Elena

Hay términos que se han vuelto lugares comunes en la gastronomía actual. Palabras como proximidad, productoecológico o el anglicismo slow. Premio al que consiga encontrar una reseña sin ellas. ¿Cómo distinguir entonces el grano de la paja? La respuesta es una mezcla de intuición, combinación de reseñas y filosofía.

Cuando salimos de Madrid solemos hacerlo en avión y lo más lejos posible. Este mes hemos descubierto que darnos un paseo para pinchar el tenedor más allá de la M30 puede hacernos viajar también muy lejos, a la memoria de la cocina castellana.

Casa Elena: el triunfo de lo local

En Casa Elena hay trabajo en cocina y sala. Se nota en el cuidado por los detalles, en la atención constante sin agobiar y en la humildad con la que el chef Alberto Avilés, pasea mesa por mesa a escuchar el veredicto de su público. Resulta que, sin querer, nos hemos presentado el día de cambio de menú (ahora ofrecen uno largo y otro corto). Lo cierto es que no se ha notado, aunque el chef busque siempre acercarse aún más a la perfección.

Empezamos con el vino. Entre los clásicos Ribera y Rioja se cuelan referencias locales, así que aceptamos la recomendación del sumiller: una copa de blanco manchego de Blas MuñozChardonnay de 2015 muy agradable en boca, y otra de tinto Malpaso 2015 con uva Syrah y D.O. Méntrida. Como acompañamiento, nos ofrecen unas aceitunas aliñadas y el pan, dos piezas de maíz y otras dos de gallego del panadero de Cabañas. No paramos de mojar en el aceite 100% cornicabra de Proyecto Los Aires, también de Arcicóllar, Toledo. Increíble su cuerpo y el posgusto a fruto seco.

Aperitivo en Casa Elena

aperitivo de caldo de cocido en Casa Elena

Nos sorprenden con dos aperitivos de la casa que despiertan el apetito por los platos que vendrán. Brutal el caldo de cocido con espuma de albahaca y jamón, un chupito fresco y potente a la vez. El segundo aperitivo, una roca de chocolate negro con queso azul, membrillo con corazón de “Conguito” es más un bocado curioso.

Verduras en Casa Elena

Sin prisa nos sumergimos en la carta y, como casi siempre, pasamos del menú para explorar platos a nuestro aire. Probamos las verduras de temporada a la parrilla con crema de coliflor y gelatina de lombarda. Las verduras estaban al punto pero quizá le faltaba más crema de coliflor. Seguimos con el pescado del día, un cabracho a la plancha con hummus de berenjena y costra de avellana con un toque ligeramente picante. Quizá el plato que menos nos gustó, aunque con el leve sabor del picante y el crujiente ganaba puntos. Para terminar, la terrina de rabo de toro deshuesado con salsa de cerveza artesana de Ciudad Real. La carne al punto y perfecta la salsa. Un plato redondo.

Rabo de toro en Casa Elena

Rabo de toro en Casa Elena

No podíamos perdonar el postre y menos mal que no lo hicimos; la tarta de queso manchego con helado de tomillo y jalea de albaricoque fue otro de los grandes descubrimientos. El helado sabe a paseo primaveral por el campo.

Tarta de queso en Casa Elena

Siempre hemos dicho que no nos gusta que nos inviten a comer. Desde que escribimos este blog hemos aceptado dos invitaciones: la primera fue tan poco satisfactoria que hemos esperado dos años para repetir. Esta vez estamos deseando volver a Casa Elena para pagar gustosas lo que vale su comida.

Lo mejor: el helado del postre y el rabo de toro, ambiente acogedor, amplia selección de vinos y buen trato del producto local, desde el aceite de oliva hasta el queso manchego o la cerveza artesana.

Lo peor: el cabracho y el café. Aunque había voluntad por servir un café de origen, el resultado no estaba a la altura de un restaurante de este nivel.


Casa Elena

Calle Nueva, 15

45592 Cabañas de la Sagra – Toledo