Buns

Hay clases y clases, hasta para los fastfoods, y Buns se queda en una incómoda Tierra Media. Hace unos años lo hubiera petado; hoy la competencia es demasiado dura. Aun así la propuesta de Buns tiene dos puntos fuertes: el local, que es un espacio rollo industrial con detalles muy chulos y  una carta con más opciones de las previsibles para un restaurante dedicado a la hamburguesa.

Todas las hamburguesas son de 160 gramos de carne de vaca rubia gallega. Esta vez probamos la veggie, la clásica con huevo y una vegetariana. La primera, a pesar del nombre, lleva carne, lechuga, tomate y cebolla caramelizada, mientras que la vegetariana es de tofu, soja, verduras, algas y mayonesa de trufa. Al triste pepino que acompaña el plato, más que comérselo, dan ganas de consolarlo. Sorprende el pan, merece dar nombre al local, y decepciona la carne, por insípida y poco protagonista. Los postres acabaron por confirmar esa sensación. La tarta tres chocolates y el brownie con helado tardaron en acabarse y eso no es frecuente.

Buns-cartel-Madrid

Buns-local-Madrid

Buns-hamburguesa con huevo-Madrid

Hamburguesa con queso y huevo

Buns-hamburguesa veggie-Madrid

Hamburguesa veggie

Tarta tres quesos-Buns-Madrid

Tarta tres chocolates

Brownie-Buns-Madrid

Brownie con helado de menta

 

Resumiendo, si te pilla cerca es una buena opción para disfrutar de una hamburguesa decente pero no merece la pena darse un paseo para probarla.

Lo mejor: el pan de las hamburguesas, las patatas fritas y la cocina abierta.

Lo peor: el precio y la ausencia de patatas (aunque sean de bolsa) en los platos.

[separator type=”thin”]

Buns

C/López de hoyos, 11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *