Brunch en Roll

Es domingo, por fin brilla el sol en Madrid y nos apetece ir de brunch aunque esta vez sea para despedirnos. La diáspora de amigos por Europa empieza a convertirse en exilio. Podíamos haber brindado con vermú en alguna taberna castiza pero ya habrá tiempo para la nostalgia cuando nuestra amiga prepare la primera tortilla de patatas fuera de España.

Esta vez queremos un sitio diferente, con algo más que los típicos huevos Benedict con cóctel y la dificultad para encontrar mesa. Nos decantamos por Roll, un local relativamente nuevo en la zona Conde Duque, con mucho cliente yanki nostálgico de su tierra y un servicio bastante cuidado. Mejor sentarse en la parte exterior, con menos ruido y más luz.

Local de Roll Madrid

Local Roll Madrid

Roll nos propone un brunch al más puro estilo americano, una mezcla de sabores típicos de sitios como Lousiana o Tennessee con la inestimable colaboración de platos tex-mex. En el brunch hay que elegir uno o dos platos más café y zumo de naranja con tres cócteles opcionales: bloody mary, mimosa y la clásica michelada mexicana. Nosotras probamos los huevos rancheros y la fruta (con sirope de fresa para quitarle el toque sano a la macedonia), la tortilla de espárragos, queso de cabra y champiñones y las tortitas con nata y sirope de arce. Los platos son contundentes pero lo único que sobró fue una tortita (estaban poco hechas por dentro).

Macedonia de frutas en Roll Madrid

Macedonia de frutas

Si hubiéramos tenido a mano un trozo de pan, el plato de los huevos rancheros habría quedado limpio: dos huevos fritos con guamacole, salsa, frijoles y quesadillas pequeñas. Nos quedamos con ganas de probar varias especialidades, así que volveremos a por el breakfast chimichanga, una mezcla explosiva con huevos, salchicha, queso, frijoles y tomate asado. Está claro que tienen opciones para todos los gustos que emocionarán especialmente a los carnívoros.

Huevos rancheros en Roll Madrid

Huevos rancheros

Omelette Roll en Roll Madrid

Omelette Roll

De menú o de carta se pueden probar platos poco vistos por estas latitudes, como los tomates verdes fritos, el pastel de cangrejo rebozado, el oyster po’ boy (un sándwich de ostras fritas típico de Nueva Orleans)… En definitiva, una carta poco convencional y un bruch que espera abrirse hueco en un mercado tan de moda como masificado en Madrid.

Madrid es solo un lugar pero nos da momentos mágicos. ¡Buen viaje, H!

Lo mejor: los huevos rancheros y la selección musical.

Lo peor: las tortitas, poco hechas y sin apenas sirope de arce.

[separator type=”thin”]

Roll

Calle Amaniel, 23 – Frente a Plaza de las Comendadoras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *