Bread & Circuses

Los festivales de música ya no son lo que eran. Nada tienen que ver con lo que nos cuentan nuestros padres, historias de conciertos en el campo o en la playa con entradas que se compraban en el momento y no un año año antes, sin alojamiento reservado, con el coche de tercera mano del amigo que tuviera y menos exquisiteces. Ahora ir de festival es un lujo. Horarios planificados, hotel con spa y platos veganos, ibéricos, mexicanos y dulces para que nadie se quede sin comer. Antes sobraba con el bocata de tortilla; ahora nos quejamos sea cual sea la marca de cerveza que patrocine el festival (y que conste que nosotras también pensamos que la Heineken es agua con burbujas).

Al Primavera Sound llegamos ya con resaca vital: una semana intensa de trabajo, estrés en la oficina, la casa por barrer, el perro con otitis, demasiados madrugones y poca fiesta… Ante tres noches de bocadillo y cena basura por delante, no nos quedaba otra que organizar los almuerzos para descubrir sitios nuevos en Barcelona y preparar el cuerpo para la acción. Con esa idea nos dejamos caer por Poble Sec para visitar Bread & Circuses, un local pequeño, moderno y muy cuco. La filosofía producto catalán + recetas de USA nos llamó la atención.

De entrada nos avisan en la pared: sí, son yankis y no, no hacen hamburguesas. Llevamos la carta estudiada del trayecto en metro y… ¡Sorpresa! Es totalmente distinta. Improvisamos y no nos sale mal. Pedimos varios sándwiches: mozzarella con sobrasada y miel (en realidad no era este pero hay dos mozzarellas y no especificamos cuál queríamos), pollo con salsa (sin chile, que ya nos cuentan que pica mucho. Picaba también sin chile) y el de tiras de pulled pork asadas con mucho mimo y paciencia.

Sándwich de mozarella y sobrasada en Bread & Circuses en Barcelona

Sánwich de mozarella y sobrasada

Sánwich pulled pork en Bread & Circuses en Barcelona

Sándwich de pollo con chile

Sándwich de pollo con chile en Bread & Circuses en Barcelona

Sándwich pulled pork

De postre, probamos el batido de chocolate con menta y atascamos la pajita al segundo sorbo. También compartimos un yogur con miel, fresas y semillas. Para nosotras los festivales de música también son un poco gastronómicos.

Batido de chocolate y menta en Bread & Circuses en Barcelona

Yogur con miel en Bread & Circuses en Barcelona

 

Lo mejor: sándwiches poco convencionales. Un local con encanto.

Lo peor: son un poco lentos pero, como ellos mismos dicen, la comida lleva su tiempo.


 

Bread & Circuses

Blasco de Garay, 59 (cierran los martes)

Poble Sec – Barcelona