Alma Restaurante

Actualización. Cerrado permanentemente (2016)

La tentación de cambiar de vida a veces le gana la batalla a la rutina. Buscando joyas escondidas entre las famosas listas de “Lo mejor del año” encontramos Alma. Nos motivan estos restaurantes con pocas reseñas, cero publicidad pero una historia que merece ser contada. Parecen sitios libres de blogueros (LOL). Dirige los fogones Santi Ysart, un valiente que dejó su trabajo en un banco para ganarse la vida con sus dos verdaderas pasiones: la gastronomía y el vino. Da vértigo sólo de pensarlo, y también un poquito de envidia.

Cocina con Alma

Atún en alma restaurante en Madrid

Facera de atún con calabaza

Llegamos temprano a una calle discreta de Chamberí y la sala está tranquila. Parece el comedor de una casa familiar, por lo acogedor, aunque aquí la bodega supera en número y variedad a ese botellero de cuatro unidades que guardamos debajo de la mesa de la cocina. Alma Restaurante ofrece una propuesta sencilla, sin moderneces ni adornos innecesarios. El blanco lo inunda todo para que el protagonismo sea del producto, elegido con cuidado como las botellas que dormitan en un espacio propio de la sala. De casi todas las denominaciones de origen y escogidas personalmente por Santi, vale la pena dejarse llevar por la uva Godello, el Picarana madrileño de Bodega Marañones o un sorprendente Juan Gil. Una selección nacional que ahora mismo supera en nivel a “La Roja”.

 

verduras de la huerta en Alma Restaurante en Madrid

Verduras de la huerta

Pulpo a la brasa en alma restaurante en Madrid

Pulpo a la brasa

El aperitivo es un trampantojo de churro (patata) con chocolate (cacao y salsa kimchi). Curioso pero lejos de lo mejor de esta comida. Luego nos vamos de paseo por la huerta de otoño, una selección de verduras de temporada cocinadas con distintas texturas. Un invento delicado y estéticamente precioso. Seguimos con un plato que ya ha pasado a mejor vida para dejar espacio a otros en la carta. Aquí el que no corre, nada, como este pulpo a la brasa en monocromía nera galega. Perfecta la cocción, desigual la salsa hecha con base de mayonesa pero rebañamos con el pan del segundo cesto que también vuela. En la bandeja, que nos ofrecen varias veces, hay pan blanco, de centeno, integral y cereales.

De lo mejor la facera de atún con calabaza, el pescado al punto y subido de sabor por la dulce calabaza y el plato fuerte de caza, un pichón en su hábitat con una cama de maíz con setas y frutos rojos. El maíz nos pareció un recurso tan bueno  que nos hemos aficionado a incluirlo en platos con carne roja o verduras en nuestras recetas caseras. Es un gran sustituto del arroz o la pasta, más ligero y fácil de combinar (el de la marca Nomen se puede comprar en supermercados El Corte Inglés y algunos Carrefour).

pichón en Alma restaurante en Madrid

Pichón con maíz, setas  y frutos rojos

Hay mucha intención en la cocina de Alma Restaurante aunque algunos sabores funcionen mejor que otros, pero se agradece que en una carta corta se preocupen por salirse de los platos que ofrecen el 90% de los restaurantes. No pudimos con el postre pero amablemente nos ofrecieron unas trufas que tomamos con café. Muy normalito y, desde luego, mediocre para el nivel del restaurante. Insistimos con esto porque la próxima revolución es la del café y pronto se preocuparán (esperamos) por esto tanto como por el pan.

Lo mejor: buen servicio, originalidad y vinos para todos los gustos y colores.

Lo peor: nivel desigual entre platos; el café debería mejorar.

 


 

Alma Restaurante

C/ Sandoval, 12

917273245

Cerrado los lunes

http://www.almarestaurante.es